La segunda ciudad de Cataluña en número de habitantes se ha servido de un modelo «claro» de redistribución de «riqueza» y de «garantía de los derechos sociales».

A %d blogueros les gusta esto: